sábado, 6 de septiembre de 2008

El gato voladooor....



Nah, coñas aparte que es serio. He estado estos días un pelín liado, porque el viernes pasado, 29 de Agosto, Noah, mi gata chica, se cayó de la terraza, un cuarto piso, sin árboles, tendederos o algo que la ayudara. Tengo la terraza vallada, pero probablemente habrá encontrado algún hueco por donde salir. Ya lo ha hecho otras veces.

Cuando la encontramos en la calle, tras buscar en toda la casa, estaba en la acera inmóvil y asustada. Ya se cayó otra vez, dos meses atrás (entonces tenía 3 meses. Ahora tiene 5), pero apenas se hizo daño en una pata, y pudo esconderse en los aparcamientos. Esta vez no se movía, por lo que daba mucho mal rollo.

La llevamos al veterinario, y tras varios minutos con radiografías, nos dijeron que a la gata se le había encharcado un pulmón (se le habría roto algunas venas en la pleura, o vete tu a saber), y que la Cadera estaba fracturada por una parte. Le pincharon 4 o 5 veces, antinflamatorios, y otras cosas, y esa misma tarde, Bea volvió a llevarla para que la pincharan otra vez.

Noah estaba decaída. Apenas se podía mover y teníamos que llevarla al cacharro de la arena, y a la de la comida/agua. Solo bebía. Si andaba se quejaba, así que enseguida se tumbaba.

Desde entonces la hemos estado llevando al veterinario casi todos los días, para que le revisaran el pulmón, y le pincharan antinflamatorios. Ya come bien, hace sus cosas sin problemas, y juega un poco con nosotros y con Yuka, la otra gata. La cadera la tiene rota y se nota. Ya no le duele si se le coge, pero para subirse a los sitios ya no salta, sino escala, y corre un poco para luego tenderse a descansar, pero vamos, que solo ha pasado una semana desde entonces.

Lo del pulmón ya está curado, ya respira bien y en las radiografías no se le ve nada raro. La verdad es que ha sido muy fuerte Noah para recuperarse de eso. Al final hemos decidido operarla de la cadera, para que vuelva a estar como antes. La operación es cara, pero vamos a hacer el esfuerzo. El médico nos ha dicho que si no se le operara, crecería normal, pero el hueso se le cerraría mal, pero que su vida no peligraría. Aun así, nos vamos a echar la manta a la cabeza, y vamos a llevarla el lunes por la mañana, que es cuando tenemos la cita.

Y poco mas. El lunes por la tarde me la traeré de vuelta, y estará la primera semana sin poderse mover para que se recupere rápido y no le hagan daño los puntos. Esa semana estará con antibióticos, y después, solo con antinflamatorios hasta que pase el mes. En teoría, antes de que pase el mes, Noah ya debería estar curada. A ver que tal sale la cosa.

Con respecto a mi terraza, ya hemos ido al Leroy y hemos visto unas vallas rígidas de plástico, que simulan madera, que vamos a poner alrededor de los barrotes para que no vuelva a ocurrir nada otra vez.

Ya os contaré que tal va lo de la operación. Un saludo ;)

Nuestra enana, antes de pegarse la piña

2 comentarios:

Alex y Silvia dijo...

Buenas noticias sin duda. Animo a sus papis ;) Seguro que todo va estupendamente

Toshi Akea dijo...

Me alegra veros por aquí ^_^

Un abrazo!!